sábado, 27 de noviembre de 2010

Hay que tener padrino...¿o padre?

Cómo explicar el increíble ascenso político de una persona sin estudios superiores para los puestos que ocupa y sin experiencia profesional para ocupar el Ministerio de Sanidad.






Fijense en los dientes, en los labios, en los ojos, en la frente, en los mofletes, en la sonrisa...y en la nariz. Es acojonante el parecido

No hay comentarios:

Publicar un comentario